jueves, julio 09, 2009

Corazón de mi país

Córdoba es una especie de droga peligrosísima en mi organismo. No sólo soy una adicta compulsiva a esta ciudad, que me obliga a visitar mínimo una vez al año. También me produce efectos embriagantes en el cuerpo y la cabeza. Quizás sea por eso que siempre me veo forzada a volver.

Sea como sea, en quince minutos me estoy tomando el taxi que me llevará a Retiro, desde donde partiré a esta hermosa ciudad. No planeo postear desde allá pero vieron como es esto... capaz que me antojo!

Nos leemos el lunes, queridos! Besos para el pueblo.

4 comentarios:

Cherry dijo...

Sabelo que sino viviera en Capital estaría definitivamente instalada en Cordoba =D

Border dijo...

Pasalo divino y disfrutalo como se merece.
Beso grande.

Nico dijo...

Suerte en Cordoba y ojo con el fernet, que te vas a embriagar en serio.
:)

seth dijo...

me senti muy identificado con tu post, no se que tiene cordoba, ya hice mi visita anual, no hace mas de dos meses y tengo muchas ganas de volver.
pero muchas