miércoles, junio 17, 2009

La Loca de Mierda en The Cavern


Yo sé que todos ya la deben conocer, pero si no es el caso, deberían.

Hoy a la noche fui con mi amiga Pootah
(que no linkeo porque la oligofrénica es demasiado pelotuda como para hacerse un blog) a ver a mi nueva diosa personal. Disculpen, sé que suena exagerado, pero esta Loca de Mierda es un ser único. A mí me encantan las minas que pueden expresarse con humor, probablemente porque a mí no me sale ni en pedo, así que sublimo a través de ellas todos los chistes que no se me ocurren. Pero volvamos a ella.

La divina de Malena Pichot hizo estallar The Cavern esta noche fría de 17 de junio. Hubo dos muchachos bien agraciados antes de ella (al primero le re doy), pero cuando el presentador la -ejem-, presentó, el estadio (?) estalló en ovaciones. Todos habíamos ido a verla a ella. ¡
Qué bueno! ¡Quiere decir que le está yendo bien!...

Se comió todo. El escenario, las risas, la poronga, todo. Se te notaba nerviosa, divina, mi amor!! ¿Nerviosa por qué? Todos habíamos ido a verte. Y la verdad que fue infalible.

Lo que a mí no me gusta del stand up (aparte de que es grasa :P) es que si el comediante no es bueno, me siento incómoda. Una, como público, siente la obligación de reirse de chistes malos o no-tan-buenos porque miralo ahí, pobre pibe, re nervioso, está recién arrancando y no da no reirse nada, porque le cagás la noche. Y la que la termina pasando como el culo soy yo, forzando los chistes para que me parezcan un poco más graciosos y reirme para que un pobre diablo que ni conozco no se vaya a dormir llorando y pensando que es un fracasado por mi
culpa.

Bueno, quizás esté exagerando.


El punto es que los muchachos Fernando Crisci, Daniel Kertzman y Nicolás Salischiker (teloneros de Malena, si se me permite la expresión) me hicieron reir, sí; pero también hubo varios silencios de ese tipo, con esa incomodidad tan única del chiste no festejado. Pero con Malenita no. Era incontrolable. La loca subió al escenario y dejé de mirar al público
(como estaba en el entrepiso eran casi parte del show para mí), dejó de haber otra gente y sólo me dediqué a prestarle atención.

¿Vieron cuando de repente se encuentran con alguien famoso en persona y no pueden dejar de mirarlo? Es como que querés verlo como una persona finalmente, ver cómo se ve en realidad.
Yo sé que es de cholula total, pero es más fuerte que yo, no puedo evitarlo. Bueno. Eso me pasó esta noche. Y eso que Male no es (tan) famosa. Pero verla en YouTube me ayudó mucho a hacerme reir algunas noches tristes de los últimos meses, y le tomé cariño como a una amiga imaginaria. Por eso estaba tan emocionada con verla en vivo.

Decía, con esta Loca no hubo silencios incómodos. Al contrario. Yo dejé de prestar atención a las risas (aunque por supuesto las oía), pero la verdad es que se respiraba otro ambiente. Sentías en el aire que la gente estaba sonriendo, esperando los remates. Y a mí me hizo mear de risa. Yo estaba muy contenta, bien predispuesta, y el show no tuvo desperdicio ni un segundo. Me reí como hacía mucho que no me reía en el teatro. La pasé de 10.

¡Y en cima resultó que nos sentamos al lado de las amigas! Entre las que estaba obviamente Carla, coprotagonista de varias aventuras youtuberas de la Loca de Mierda y tan cuelgue como ella. Me tragué todas las ganas de saludarlas, lo admito. Me dio vergüenza sentirme gruppie, lo cual he comprobado que es una estupidez: a los artistas
under les encanta que les vayas a hablar. Hasta es probable que pegues onda y te vayas a tomar una birra con ellos, lo cual garpa muchísimo por más sea un miércoles a la noche. En cima estaba con Pootah, también conocida como mi secuaz enmascarada de aventuras insólitas cuya recopilación algún día será bestseller. Pootah se re copa con mis cuelgues, diría que incluso me empuja al ridículo en oportunidades (y yo sigo cediendo! boluda!). Así que ahora lo pienso y digo mierda, re daba irnos a conchetear con Malena y sus amigas (y sacarnos una foto con ella! fuck!). Podríamos haberlo intentado. De última nos decían que no y listo. Pero Pootah no hizo ningún ademán de detenernos a esperarla y a mí me dio vergüenza decirlo. Así que nos tomamos el 60.

Pero Male querida, si leés esto, sabé que para la próxima me animo. ¡Lo prometo!


Estuviste divina y genial.
¡Que no te pare nadie...!


(NOTA: Las fotos las sacó Pootah quien próximamente
deberá hacerse un Flickr o procederé a patear
su feo culo)



UPDATE: Malena de su versión de los hechos en su blog y usó la misma foto! Yo también pensé que era la más linda! ;)

6 comentarios:

Anne dijo...

pienso igual que vos en cuanto a los standuppers y la situacion incómoda. Y la espontaneidad de esta mina que te libera de la incomodidad!! igual no se si soy groupie pero salir con ella de birras debe ser divertido. Muy buena reseña. Saludos a pootah.

malena dijo...

Muy bueno lo que escribiste! eternas gracias

el stand up es asi, tal cual decís, cuando el tipo no te causa gracia la pasas mal... pero no hay que regalar risas, si no sale no sale... no hay que sentirse culpable.

gracias por escribir todo esto. Ahi ya aclare de quien era la foto jiji
beso

tangobuenosaires dijo...

asique era tu amiga la de los flashes cegadores. ok. anoto.

Me pasan cosas parecidas con Malena. "Amiga imaginaria"..algo asi.

Yo despues de esperar un ratito con mi amiga en la puerta, me anime y fui a hablarle. Es muy calida, le di un abrazo y le agradeci las cosas que hace...

cuantas carcajadas de las mas sinceras salieron de mis adentros mirando sus videos...por favor... mucha identificacion personal con ciertas situaciones. en fin.. una nueva artista nace para nutrir a algunos que estamos en su sintonia.

besos Claire!

Pootah dijo...

Cada vez que me decís 'pootah' me cago de la risa, no lo puedo evitar.

Por cierto, mi cámara está sin luz, así que seguramente no era yo. En fin, flasheó el chabón.

Anónimo dijo...

HOLA QUIERO SABER SI HOY HAY SHOW EN THE CAVERN, ALGUIEN SABE!??..
GRACIASS

Claire Mandarina dijo...

Anónimo, tengo entendido que está todos los miércoles. Mandate un mail a info@comicosdepie.com.ar y ahí te van a saber decir.