domingo, junio 07, 2009

Juro que no lo planié

El viernes fue día de duendes y casualidades felices.



Me encontré con examor en la facultad porque iba a buscar a "su chica", quien resultó ser la turrita que mandé al polo norte el lunes pasado. Lo más gracioso es que ella siempre supo quién era yo, pero yo ni idea quién era ella. Genial. Además, ya estoy con 6 kilos menos y mis nuevos anteojos high wave, con lo que examor me vio en un gran momento. Cuando ella llegó no le saqué los ojos de encima, y él me miraba entre nervioso e incómodo. Por dentro estaba bailándo Provocamé, mujer pero por fuera me mantuve con tanta entereza que me gané el Oscar a mejor guión. Procuré discutir llena de confianza y con argumentos tan sólidos que gané una discusión e impresioné a mi ex al mismo tiempo. Cuando salí de la facu, estaba radiente.

El buen humor continuaba cuando encontré a Adelino conectado. Ya tenía planes con Miguelito (es igual al de Mafalda) de modo que no daba armar algo. Pero así como lo conozco le saqué la ficha que tenía ganas de vernos. Ya fue, venite un rato, pero sabé que me tengo que ir temprano...

La verdad que me divertí mucho. Tocamos el piano, fumamos flower power y colgamos con su ukelele (qué cosita preciosa!). De repente, se hizo la hora de partir. Noté una cortina de tristeza en su mirada, pero la ignoré. You had your chance, my love. Y entonces, lancé una exclamación. Mientras el sonido corría por mi garganta comprendí que mejor era callar, pero era demasiado tarde. Adelino notó entonces el reloj de pulsera de hombre que yacía sobre mi mesa de luz. No pude evitarlo. "Qué boludo! -exclamé- Se lo olvidó...". Y le pedí ayuda para ponérmelo, así no me olvidaba de devolvérselo a Miguelito...

Juro que si intentaba ponerlo celoso, no me salía tan bien. No sé si así lo sintió, pero yo me sentí una reina por segunda vez en el día.

El recital de Mataplantas estuvo increíble. Me enamoré del Teatro Ciego. Y me fui a dormir a lo de Miguelito.

El sábado tenía una cena que se sabía aburrida desde el mail con la invitación, pero quería ir. Atrapada en el aburrimiento, empecé a mandar mensajes. Entre ellos, a Adelino, quien (ya sabía yo) se iba a The Boliche con sus amigos. Llorándole mi aburrimiento me invitó a salir con ellos, idea por demás tentadora para continuar con mi plan "mirá lo copada que soy y lo mucho que te gusto pero no me tocás porque no te voy a dejar". Sin embargo, la noche fue por otros rumbos, y terminé en casa con linda compañía. Colgada y cachonda como estaba, recordé buscar el celular. Y encontré dos mensajitos de Adelino invocándome a la fiesta, recordándome con los temas, invitándome a acompañarlo. Admito que le respondí sólo para saber su respuesta, y encontré insistencia y borrachera alegre. Más allá de la molestia que le generó a mi compañero el hecho de que el celular siguiera sonando a las 5.30AM, me divertí. Me hubiera gustado mucho poder estar ahí, pero al mismo tiempo me alegró que me extrañara. Que lo disfrute.

Yo lo disfruto.

4 comentarios:

Border dijo...

"Por dentro estaba bailándo Provocamé, mujer pero por fuera me mantuve con tanta entereza que me gané el Oscar a mejor guión."
Lejos una de las mejores oraciones que lei en este año en los blogs.

Me alegro que lo hayas pasado bien y que tu ex se haya quedado lechoso al verte.
Beso grande.

Color dijo...

Felicitaciones por el Miguelazo! (estos días TODO conspira para darme ganas de leer Mafalda, no importa cuan de memorio me los sepa)

Saludos desde estos lados Claire

JADE dijo...

naaaaaaa!!! TE GUSTA MATAPLANTAS!!! UNA GENIALIDAD EL SHOW!!! YEAH YEAH!!! NOS VEREMOS EN ALGUNO ENTONCES!!! SI NO LO HACEN A OSCURAS!!! JAJAJA!!! BESOS Y ME ALEGRO DE TU FINDE!!!

Muzza dijo...

Esto pasó hace mucho ya, como para comentarlo.