lunes, agosto 24, 2009

Tweet tweet

La primera vez que oí hablar de Twitter fue de la boca de mi amigo @elfaco. Me comentó que estaba usando una página (el término "red social" todavía no se había vuelto cool) cuya consigna era contar lo que estás haciendo en 140 caracteres o menos. Para una zurdita estudiante de la UBA como yo, la idea de hacer público cada minuto de tu vida en Internet me erizó los pelos de la nuca. Casi enojada le escupí que no, que cómo podía ser, que eso era el Panóptico digitalizado y, peor aún, voluntario, que estaba regalando su vida y su intimidad al capitalismo, etc. Afortunadamente él hizo caso omiso de mis acusaciones de militonta y continuó cosechando fama en Twitter. Hasta que, por esas cosas que tiene la vida, terminó consiguiendo laburo gracias a sus fabulosos posteos de 140 caracteres. Lo que en mi barrio se dice me cagó.

Fue entonces cuando pensé en darle otra oportunidad a esa cosita loca de la que tanto me había hablado. Debo reconocer que al principio Twitter es muy desconcertante. Uno no sabe por donde empezar. Siguiendo el consejo de Facu, arranqué por seguir a @Tuitiar, la comunidad argentina de Twitter, aunque nunca supe si alguien alguna vez me siguió o me dejó de seguir por eso.
Este es el momento glosario-educativo del post. Si bien quiero creer que la mayoría de quienes pueden leer esto ya saben qué es, cómo funciona y qué significan esas arrobas, quiero hacer este post extensivo para todos aquellos analfabetos 1.0 que aún no han descubierto el placer de regalar su intimidad al capitalismo. En Twitter uno sigue gente, y la gente (se supone) lo sigue a uno. Quienes te sigan a vos, serán tus followers, y viceversa. Eso significa que en tu página de inicio (de ahora en más, tu timeline) de Twitter aparecerán sus twitts, es decir, sus miniposts de 140 caracteres. Y tus twitts, por supuesto, aparecerán en los timelines de tus followers. A su vez, así como en los blogs existen las etiquetas para clasificar las entradas, se pueden etiquetar los updates de Twitter a través de las llamadas hashtags, que se identifican por tener el símbolo #numeral al comienzo (por ejemplo, #HarryPotter).

¿Que por qué tengo esta explicación tan aceitada? Bueno, es que últimamente se lo he estado explicando a muchísima gente. Compañeros de laburo, de facultad, amigos, familia; de repente, mi vida necesitó la explicación de qué es Twitter por el simple motivo de que mucho de lo que está sucediendo en ella tiene que ver con ese bendito invento de un genio de la Interné. Yo no conseguí laburo gracias a Twitter (todavía) pero sí he conseguido otras cosas.

A ver. Creo que uno de los verdaderos sentidos que le encontré a Twitter fue en las últimas elecciones legislativas. El pasado 28 de junio fui, voté, volví y prendí la compu para ver el timeline. Porque, claro, la veda electoral rige para los medios de comunicación tradicionales, pero no para los picarillos 2.0. Con lo cual, a tavés del hashtag #urna2009 uno podía encontrar todos los twitts relacionados con las elecciones. Y tenías gente que comentaba desde si habían visto muchos o pocos ciudadanos con barbijos hasta los boca de urna que habían oído por ahí, pasando por verdaderos twittaholics que actualizaron desde su lugar de presidente de mesa durante toda la jornada. Como bien dijo uno por ahí, "Negra!! Prendé el Twitter pa'ver cómo van las elecciones!".

Ahí entendí que lo que tiene de genial y novedoso Twitter es que es comunicación directa entre miles de personas, sin ningún tipo de filtro, censura o edición. Y no estoy hablando solamente de gente común como vos, yo o mi verdulera. Hablo de gente famosa. Díganme cholula, no me importa: tener la oportunidad de saber en qué está laburando David Lynch, qué está pensando Neil Gaiman o incluso leer twitts de un astronauta desde un jodido satélite en órbita, es un flash.

Con el tiempo entendí que la mayoría de la gente no usa Twitter para contar qué es lo que está haciendo. O sí, pero no es la gente más interesante. El desafío de la brevedad es alto, y quienes logran surfear con elegancia por los 140 caracteres son verdaderos genios. Hay muchas mentes brillantes dando vueltas por la twittósfera, y es un placer que deleita los ojos. Se encuentran verdaderas prosas y verdades profundas por ahí. Ni hablar de esos twitts que te arrancan una carcajada en el medio del laburo. Es difícil explicarlo. Tienen que vivirlo.

A Twitter puede definírselo de mil maneras. Una de mis favoritas es pensarlo como un medio de comunicación masivo y alternarivo a la vez. Sigo varios canales de noticias, como este o este (aunque, hay que admitirlo, la mayoría está en inglés). Durante el conflicto en Irán esos canales tiraban información (ampliada en links) que no se veía por ningún otro lado. O en el proceso de Honduras que arrancó con el golpe de Estado, seguir a twitteros hondureños era una inagotable fuente de sorpresas. Twitter es materia prima, información cruda, directa de una persona a otra. Es la pesadilla de los monopolios de los medios de comunicación. Y por eso me encanta.

Sin embargo, nunca pude abandonar mi idea originaria con respecto a Twitter. Sigo creyendo que, en cierta forma, es el panóptico digital y voluntario. Además, es super adictivo. Cada vez que aparece la Fail Whale indicando que el servidor está saturado miles de personas al rededor del mundo gritan la agonía, deseando poder twittear que qué desesperante es que se caiga Twitter. Pero, como todo, termina dependiendo de uno. Es uno mismo quien elige el uso que le quiere dar, cuánta información poner, cuánto mostrarse ante sus desconocidos followers.

Para mí, como todo en Internet, el secreto está en el antifaz.

7 comentarios:

Martín Alejandro dijo...

Nice post nena.

Adso dijo...

Muy bueno el post.

"El desafío de la brevedad es alto, y quienes logran surfear con elegancia por los 140 caracteres son verdaderos genios."

Valeria dijo...

Muy bueno tu post; desde tu calidad de redacción hasta la transmisión del mensaje. Twitter es así, tal cual lo definiste. Como twittera me sentí representada, no le faltó nada. Felicitaciones! @valedc

Claire Mandarina dijo...

Martín Alejandro: Gracias nene!

Adso: Esa también es mi frase favorita del post ^^

Valeria: Me alegro!!... Viniendo de una twittera es lo más lindo que me podías decir :D Gracias por pasarte linda!

StarWeb dijo...

La verdad es que todavía no logré entender el twitter. Me niego a estas cosas, pero mas tarde que temprano termino cayendo en la tentación... Por cierto muy buena la explicación!

Muy lindo tu blog
Saludos

Camille dijo...

Primero, es muy cierto que depende de cada uno. Cada persona decide a qué nivel mostrarse, ya sea en internet o en cualquier cosa.
Segundo, vivo y vivo escuchando que twitter esto y twitter aquello, creo que voy a entrar para ver qué onda. Siempre tengo la opción de apagar la computadora.
Y Tercero, "el secreto está en el antifaz" e "internet te amo" fueron las dos frases mas identificatorias (no existe esa palabra, o si?) que leí/escuche en el dia.
En fin, gratsie. Un beso.

Claire Mandarina dijo...

StarWeb: Tal como lo puse en el post, es un viaje de ida. Una vez que entrás, no podés salir...

Camille: Yo creo que en el fondo tiene que ver como con cualquier cosa adictiva; si tenés una personalidad muy adictiva vas a terminar enviciándote mal... Me alegro que te gustaran las frases :)

Gracias a todos por pasarse!! Se viene un post ahora, prometooo!